Portada » Entradas » Imperdible: La laguna de Parinacochas y sus encantos

Imperdible: La laguna de Parinacochas y sus encantos

Si quieres aprovechar al máximo los feriados por Semana Santa, puedes viajar a nuestra sierra peruana y disfrutar de la naturaleza. Coracora, Chumpi y la laguna Parinacochas forman parte este recorrido. 

Este viaje lo realice con movilidad propia y acompañada de mí familia para hacerlo más interesante. A continuación describiré esta aventura por Apurímac y la zona sur de Ayacucho.

La ruta comenzó en la Panamericana Sur, la cual recorrimos hasta encontrar el desvío que lleva por la vía de los Libertadores, en Pisco. De ahí viajamos un aproximado de cinco horas hasta llegar a la capital de Ayacucho, donde tomamos desayuno y continuamos por la misma vía Libertadores con dirección a Apurímac.

La plaza de Armas de Ayacucho

El primer pueblito que encontramos fue Chincheros, en Apurímac. Este se caracteriza por ser moderno, ordenado y limpio. Uno de sus distritos más importantes es Uripa, pues tiene mayor auge económico y comercial, aparte de que es una zona ganadera y agrícola. Es por ello que en sus mercados se puede encontrar tubérculos como la papa en todos sus tamaños, formas y colores.

En esta tierra viven los hermanitos Yuki y Jobdan “los pequeños gigantes de Apurímac”. Al conversar con ellos te llevas más de una sorpresa debido a su madurez emocional y la gracia que los caracteriza. A ellos se les encuentra en el mercado de Uripa.

Nos despedimos del pueblito para continuar con nuestro recorrido, mientras la naturaleza nos rodeaba con sus verdes paisajes, sus nubes que parecen copos de algodón y sus montañas. Recomiendo venir en los meses de marzo o abril, pues es una buena época para encontrar una vegetación en todo su esplendor y tomarte las mejores fotos.

Pasaron las horas y se hizo de noche. Tuvimos que pernoctar en Andahuaylas, una ciudad tranquila en donde podrás encontrar hoteles de acuerdo a tu bolsillo. Y si quieres más comodidad cuesta un poco más, pero vale la pena.

Al día siguiente, después del desayuno partimos a la laguna Pacucha, la cual se encuentra a 15 minutos de la ciudad de Andahuaylas. Pacucha es un lugar donde podrás practicar la pesca deportiva, pasear en bote o simplemente disfrutar de un día de relajo, porque para eso uno deja por unos días la estresante vida de Lima.

La laguna de Pacucha

Después de pasearnos por los alrededores de Pacucha y conocer la historia que guarda esta laguna, continuamos nuestra aventura. Nuevamente los paisajes serranos nos acompañaron hasta llegar a nuestro siguiente destino: Coracora, Chumpi y La laguna Parinacochas, que se encuentran en la zona sur de Ayacucho, en la provincia de Parinacochas.

Paisajes de la sierra peruana

Para llegar a esta zona continuamos por la vía Libertadores, hasta Abancay. Elegimos la ruta Abancay – Pampachiri; la carretera está asfaltada y muy buena, sin embargo, seguimos un desvío por la ruta Negromayo, que es un corte para llegar a Coracora.

Quedé maravillada al ver tantos puntos blancos en la carretera, que eran copos de nieve. Tienes que vivir esta linda experiencia. Y ni qué decir de los animalitos, pues nos encontramos con mucho de ellos en el camino, como llamas, alpacas y vicuñas.

Ya oscurecía y teníamos que avanzar antes que la noche nos gane. Llegamos al desvío a Negromayo y continuamos por esa ruta que es poco frecuentada, pues en el camino no vimos a nadie. Nos dio un poquito de miedo al principio, pero ahora puedo decir que es la ruta más graciosa y aventurera que compartimos con mi equipo de viajeros.

En carretera antigua Negromayo

Así llegamos a Coracora, donde estaban en celebraciones por Semana Santa y donde alcanzamos a entrar a una misa que ya iba por la mitad.

Aquí adornan sus calles con imágenes de coloridas flores y los fieles acompañan las andas de Cristo. Acompañamos un rato la marcha para luego descansar.

Al día siguiente no hubo nada mejor que un suculento caldo de mote con su mondongo o con cabeza de carnero. ¡Un buen desayuno y al alcance del bolsillo!

Chumpi, después de 30 años

Chumpi fue nuestro siguiente destino (está a solo una hora de Coracora). Mi emoción era grande porque retornaba a este bello pueblo después de 30 años, y la verdad es que no ha cambiado nada. Realizamos un recorrido por su plaza principal, por su parroquia y sus callecitas.

Fue increíble estar en Chumpi: aquí toda la gente se conoce, pues es un pueblo pequeño, y sus casitas de adobe parecen detener el tiempo como todo bello paisaje serrano.

Paisaje de Chumpi

Como plato de fondo teníamos la visita a la laguna Parinacochas y su majestuoso volcán Sarasara. El camino tomaba dos horas, pero era entretenido pues veíamos vacas, toros y ovejas que adornaban los campos verdes que más parecían alfombras.

Un letrero que decía “Bienvenidos a Incahuasi” nos recibió. En Incahuasi están las ruinas  se encuentran a orillas de la laguna. Aquí yacen los restos de una pequeña ciudad incaica de la cual se sabe poco. Quienes viven allí solo saben que esta zona arqueológica está en completo abandono, pues nada se hace para mantener este sitio como merece.

Es increíble que personas de la zona y de otras regiones cercanas estén viviendo en ellas. Pues sí, ellos viven ahí para estar cerca de sembríos y cosechar productos que finalmente los comercializarán. Es una pena que sitios como este permanezcan en un desamparo total. Parece difícil de entender que siglos atrás este fuera un importante centro administrativo y religioso. Hoy en día solo una frase en la parte superior de una de las casas nos recuerda lo que fue: “Sobre las ruinas de la idolatría se adora y da culto al verdadero dios Yncahuasi, 31 de julio de 1867”.

Volcán Sarasara

Finalmente, llegamos a la bella Laguna Parinacochas, con sus curiosos visitantes que migran al sur cada cierta temporada. Estas famosas parihuanas son aves de patas largas y tienen los colores de la bandera nacional, el mismo que don José de San Martín soñó.

No hay palabras para describir lo que sientes al estar parado a orillas de esta laguna y frente al volcán Sarasara. Mientras tomas tus mejores fotos puedes escuchar el chillido de estas aves y ver cómo se agrupan alrededor del agua en busca de alimento. Recomiendo este destino, un turismo alternativo hace que tu experiencia viajera sea lo mejor.

Espero que les haya gustado este post. Sinceramente no hay excusa para preguntarse qué hacer en estos cuatro días de descanso que se vienen. Se trata de decidirse y viajar, y de ese modo ayudamos a más pueblos que de alguna manera se han visto afectados por los últimos desastres naturales. #ElTurismoAyuda #UnaSolaFuerza

Si tienes alguna consulta no dudes en preguntarme; escríbeme y déjame tu comentario. No te olvides de compartir este post. ¡Hagamos que más pueblos de nuestra sierra sean conocidos! #UripaPerú  #CoracoraPerú # ChumpiPerú #lagunaParinacochas #volcánSarasara ☺

 

 

3 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *