Portada » Entradas » El Cristo Blanco de Huanta

El Cristo Blanco de Huanta

Así empieza la aventura de Mirada Viajera. En este post les contaré mi viaje por Huanta, en Ayacucho y Apurímac. Por supuesto, no fui sola, sino con mi familia, en un vehículo particular.

Día 1: Huanta

Iniciamos nuestra aventura el jueves a la medianoche desde Lima con dirección a Pisco, donde seguimos por la Vía Libertadores hasta llegar a Huamanga. El recorrido que se realiza es de ocho horas, pasando por bellos paisajes andinos y quebradas.

Hermoso paisaje de Ayacucho
Hermoso paisaje de Ayacucho

Ya en Huamanga tomamos un rico desayuno en una juguería, donde existe gran variedad de zumos a un precio justo. Nosotros escogimos un surtido acompañado de un tamalito y pan chapla, todo por S/ 7.00

Plaza de armas de Ayacucho
Plaza de Armas de Ayacucho

De allí nos encaminamos a Huanta, que se encuentra a unos 50 kilómetros al noreste de la capital de Ayacucho, y a una hora en auto. A esta ciudad se le conoce también como la Esmeralda de los Andes, por sus lindos paisajes, su clima templado y sus extensas plantaciones de frutas.

bienvenida-a-huanta-letrero-1-mejor-con-firma

En la Plaza de Armas de Huanta, en el cruce de las calles Ayacucho y Córdova, existe un monolito de 2.40 m. de altura que representa la cara de un hombre en cuya cabeza se encuentra  con la lengua afuera. Cuentan que allá por los años 1848 y 1849, el Obispo de Ayacucho, el Dr. Santiago J. Ophelan, excomulgó a un agricultor, don Remigio Jáuregui, por el hecho de haber escalado una noche el Monasterio de las Clarisas de Ayacucho y robarse a Sor Manolita Galván. En represalia por dicha excomunión, un amigo de  Jáuregui mandó a fabricar y colocar dicha estatua original que da al Parque Central.

monolito-del-obispo-1-con-firma

Frente a la Plaza de Armas, en el Jr. Razuhuillca, se producen y venden licores de lúcuma, tuna, chirimoya, algarrobina, aguaymanto, limón, coca, entre otras frutas producidas con pisco; así como macerados de leche. Cada botella cuesta 20 soles.

licores-de-fruta-mejor-con-firma

La vendedora nos recomendó el de coca, que es digestivo y bueno para el soroche.

Así que después de este aperitivo nos dirigimos al mirador del Cristo Blanco que se encuentra a solo 10 minutos en auto de la Plaza de Armas de Huanta.

El Cristo Blanco de Huanta
El Cristo Blanco de Huanta

El mirador cuenta con una escalinata que nos lleva hacia un arco y detrás de él se encuentra el Cristo Blanco, que con los brazos abiertos acoge al pueblo de Huanta.

cristo-blanco-con-escalinatas-1-con-frima

Desde ahí el panorama es espectacular y se tiene una hermosa vista de toda la ciudad de Huanta.

Vista Panorámica de Huanta
Vista Panorámica de Huanta

Después de almorzar nos tomamos un pequeño descanso para continuar nuestro viaje en busca de más aventuras.

Recomendaciones:

  • Usar bloqueador y mantequilla de cacao para la resequedad de los labios.
  • LLevar agua para hidratarse.
  • Cargar pastillas para el soroche (por si acaso)

Restaurantes:

  • Fuente soda – Café – Restaurant Sandra. Jr. 28 de Julio 179,  Ayacucho.
  • Recreo turístico – Villa Barboza, Lauricocha, Huanta.

En el siguiente recorrido conoceremos el tesoro escondido de Ayacucho, Millpu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *