Portada » Entradas » La casa de los pitufos y el bosque de piedras en Pampachiri

La casa de los pitufos y el bosque de piedras en Pampachiri

En el post anterior conocimos Soras. Y continuando nuestro viaje visitaremos otro bosque de piedras llamado Pampachiri que está situado a unos 3,500 msnm. Fuimos pasando por varios pueblitos, uno de ellos fue Chicha, donde aprovechamos para llenar de combustible el vehículo. Ya estábamos en Pampachiri.

Es bueno aclarar que hay dos formas de llegar a Pampachiri:

La primera es por la ruta Panamericana Sur, Nazca y Puquio, hasta tomar el desvío hacia la carretera Pampachiri y llegar al bosque de piedras.

La segunda es la ruta que hemos descrito en esta aventura.

letrero-de-bienvenida-pampachir-ok-con-firma

Nuestro recorrido se hizo interminable, avanzamos en medio de una nube de polvo, tras curvas y curvas por las rocas imponentes que parecen montañas. El camino fue solitario, hasta que nos encontramos con un poblador que nos dijo que avancemos por la derecha, que encontraríamos una flecha y una piedra grande donde dice “Casa de los pitufos”. Así, luego de realizar una caminata de 20 minutos, llegamos al lugar.

letrero-casa-de-pitufos-ok-con-frima

Ya en el lugar vino a nuestra mente los dibujos animados de los pitufos. Estábamos al frente de una de esas casitas, de aproximadamente 7 metros de altura, que en realidad eran formaciones rocosas que se asemejan al hogar de los hombrecitos azules, por sus techos en forma de hongo. Me pregunté quiénes vivían ahí, y al parecer lo utilizan como almacén de alimentos para los ganados, algo que después pude comprobar al acercarme y ver restos de pasto. La zona se caracteriza por la crianza de ovejas y chanchos. Después de un breve recorrido nos despedimos de la “Casa de los pitufos”, para ir al “Bosque de piedra”, que se encuentra a 20 minutos de allí, pero en auto.

casa-de-pitufos-ok-con-frima

Nuevamente una nube de polvo nos bañó. De hecho, falta realizar mantenimiento a este camino hacia el bosque. Felizmente fue fácil encontrar el bosque de piedras ya que había señalización; además, es difícil perderse porque a lo lejos se divisa un conjunto de piedras de forma armoniosa. Ese es el bosque.

paisaje-bosque-ok-con-frima

Para llegar al lugar tuvimos que recorrer a pie un promedio de 50 minutos. El cansancio se sentía por la subida, pero las ganas de conocer aquel sitio nos empujó hacia adelante mientras que el sol nos daba en la cara. Así, tomando un sorbo de agua y con el viento que soplaba, llegamos a ese conjunto de piedras con formas caprichosas.

vista-3-pampachiri-con-firma-123

Los rayos del sol juegan entre las rocas formando siluetas extrañas. Es un panorama increíble, parece un paisaje sacado de nuestra imaginación, como irreal. El lugar no tiene nada que envidiar a Cumbemayo en Cajamarca o Huallay en Pasco. Apurímac tiene lo suyo: este atractivo paisaje pétreo. Estas formaciones cónicas se elevan hasta unos 5 metros, creando una vista sorprendente. El viento y la lluvia han sido protagonista de dichas formaciones a lo largo de los años dándoles distintas siluetas, aunque también podrían ser el magma de los volcanes Qarwarasu y Sotaya, que se encuentran cerca.

bosque-1-ok-con-firma

Nos quedamos más de 2 horas contemplando el lugar, meditando, imaginando diversas figuras que nacen con las sombras. Paseamos en el gran bosque -eso sí, con mucho cuidado de las piedras pequeñas porque las pisas y te resbalas.

vista4-pamapachiri-ok-con-frima

Recomendaciones para la caminata:

  • Llevar zapatillas cómodas y con cocadas
  • Llevar ropa ligera para el día y abrigadora para la noche
  • Cargar mucha agua para hidratarse
  • Usar bloqueador y mantequilla de cacao para la resequedad de los labios
  • Cargar pastillas para el soroche (por si acaso)
  • Sobre todo, tener siempre mucha actitud

Grifos de combustible:

  • Pueblo de Chicha en Pampachiri.

Hoteles:

  •  Jr. San Martín s/n Hotel Central de Querobamba Sucre. Habitación simple: 20 soles.

En nuestro siguiento post visitaremos el complejo Arqueológico de Sóndor.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *