Portada » Entradas » Un paseo por “El valle de la luna”

El valle de la luna

Un paseo por “El valle de la luna”

Había escuchado de un lugar que da la sensación de que estuvieses en otro planeta o en la luna. Es por esta razón que aprovechamos nuestra breve estadía en La Paz para conocer un misterioso lugar llamado “El valle de la luna” que se encuentra en el distrito de Mallasa.

Llegamos a La Paz y nos hospedamos en un hotel para descansar solo un poco, porque queríamos aprovechar el tiempo al máximo y cumplir con lo que habíamos planificado; aunque es recomendable tomarse un día entero para aclimatarse y así prevenir el mal de altura.

Abordamos un taxi con dirección a ese extraño sitio y después de 40 minutos de viaje, una fila de banderas de varios países nos daba la bienvenida. Pagamos nuestro ticket de ingreso y conocimos por fin “El valle de la luna”, un sitio que parece sacado de la serie ochentera “Perdidos en el espacio”.

bienvenidos-al-valle-de-la-lunacf

Hay dos caminos para adentrarnos a este lugar: uno de 45 minutos y otro de  15 minutos. Nosotros elegimos el primero para conocer cada rincón que guarda. Hay letreros con el nombre de cada uno de las extrañas formaciones para una mejor guía y tomarse una foto para el recuerdo. O simplemente disfrutar de la maravillosa naturaleza.

valle-de-la-luna-panoramico-cf

valle-de-la-luna-ff

“El valle de la luna” es un desierto de tierra arcillosa con formaciones geológicas muy caprichosas que, a través del tiempo, adoptaron formas de cono y cráteres que se asemejan a un paisaje lunar. Al parecer, el aire y la lluvia fueron los autores de este gran atractivo natural.

valle-de-la-luna-cff

Entre las formaciones más curiosas de este sitio están “el buen abuelo”, “el montículo de la tortuga”, “sombrero de la dama” y “Madre luna”. Hay mucho por recorrer en este lugar y la imaginación sobra para  crear diversas siluetas con el paisaje.

 

valle-de-la-luna-buen-abuelo-cf

valle-de-la-luna-madre-luna-cf

valle-de-la-luna-dama-del-sombrero-cf

Alrededor del lugar hay montañas que al parecer contienen ciertos minerales que los vuelven coloridos. Los tonos van del beige y marrón, hasta el rojizo y violeta oscuro.

Al costado de las montañas se encuentra un volcán inactivo, de color rojizo, que debido a su forma es llamado “la muela del diablo”. Este guarda leyendas de ángeles y demonios. Según nos contaron algunos pobladores, varias personas han desaparecido cuando se han acercado al volcán.

volcan-valle-de-la-luna-cf

Después de esta aventura por “El valle de la luna” nos dio hambre y nos fuimos a comer algo típico del lugar: sopa chairo y pollo a la brasa al estilo boliviano.

sopa-chairo-cf

Y para terminar nuestra aventura, nos subimos al teleférico, que es un medio de transporte público con once estaciones y tres líneas: roja, amarilla y verde. Una manera diferente de conocer la ciudad.

la-paz-cf

 

teleferico-cf

teleferico-2f

Recomendaciones:

–          Usar bloqueador y mantequilla de cacao para la resequedad de los labios

–          Llevar sombrero, pues hace mucho calor

–          Cargar pastillas para el soroche y para la migraña

–          Llevar mucha agua

Cómo llegar a “El valle de la luna”:

–          Tomar un taxi de La Paz a “El valle de la luna” cuesta 30 bolivianos. Una buena opción.

–          También hay combis y micros que te llevan al lugar por 3 y 5 bolivianos

–          Si prefieres contratar un City Tour, que incluye Plaza Murillo, barrios de La Paz y “El valle de la luna”, todo cuesta 55 dólares o 350 bolivianos por persona.

Entradas a “El valle de la luna”:

–          Las entradas para adultos cuestan 15 bolivianos; para los niños, 10 bolivianos.

No incluye guía, porque no hay. Si tienes suerte puedes encontrar grupos de turistas extranjeros  que vienen con sus respectivos guías y te acoplas.

Dónde comer:

–          A cinco minutos de “El valle de la luna” hay varios sitios donde probar comida típica de la ciudad. Uno de los platos más populares es la sopa chairo.

Espero que este recorrido te haya gustado. Y aún hay más por conocer en La Paz.

Si tienes alguna consulta, ¡escríbeme!, yo estaré encantada de responderte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *