Portada » Entradas » Un viaje con mi perro al Colca

Un viaje con mi perro al Colca

Suele suceder que tienes todo planificado para tu viaje, ya sea con la familia o con los amigos, pero te olvidas de un gran detalle: con quién dejar a tu de cuatro patas. perro. Además, si llamas a los hospedajes para mascotas a última hora, todos están llenos y no encuentras a nadie de confianza que pueda cuidar a tu perro, y es obvio que no vas a cancelar el viajecito que ya tienes programado hace tiempo.

Siempre digo que para todo hay una solución, es por ello que en mi último viaje alisté mi mochila y por supuesto también la de mi perro; es así como emprendí una gran aventura al valle del Colca y Chivay, en Arequipa, en compañía de mi cachorro.

Al principio temía un poco viajar con mi pequeño Beagle, ya que podría ser víctima del mal de altura y del inclemente frío; estamos hablando más de 4 000 msnm, pero nada de eso sucedió felizmente, todo lo contrario: fue un viaje muy divertido y una experiencia maravillosa.

Empezamos el recorrido desde Lima en una camioneta. El cachorro de cinco meses a veces viajó en su canil y otras a mí costado o sobre mi pierna.

Uno de los lugares donde hizo de las suyas y lo pasó genial fue en la playa Tanaka, en Arequipa, donde corrió, saltó, jugó y hasta posó para una fotografía del recuerdo. Vaya que si sabe pasarlo bien. Además aprovechó en estirar su cuerpo para relajarse, como si supiera que el viaje es largo y un poco desgastante. Claro que aprovechamos cada parada para darle agua, comida, y también un cariñito con el fin de que se adapte a la rutina del viaje.

Tal vez se pregunten cómo hicimos para tomar desayuno o almorzar, dónde dejamos a nuestro pequeño compañero, ya que los restaurantes no aceptan el ingreso de animales. Bueno, les cuento que para tomar desayuno nos acompañó, pero en la hora del almuerzo, lo dejamos en su canil dentro de la camioneta, con las ventanas ligeramente abiertas para que ingrese el aire, y el celular con música para que se relaje.

Se hizo de noche, era hora de dormir. No tuvimos problemas con el hotel, pues hay establecimientos que sí aceptan mascotas; pero eso sí, tienes que decirle al dueño del hotel que tu perro estará en su canil para evitar inconvenientes y además debemos ser responsables por si la mascota hace alguna travesura.

En mi caso, sí saqué a mi mascota porque tenía que estirarse. Le armé su camita y lo arropé bien para que el frío no lo sorprenda. Y claro que le puse sus juguetes al costado para que tenga qué morder y no malogre algún mueble del hotel.

Cuando se viaja a lugares como el Colca u otros lugares de la sierra peruana, es necesario llevar ropa abrigadora, así evitas ponerte en apuros.

Mirador de la Cruz del Cóndor, en Arequipa

 

En el Cañon del Colca

Como dice el dicho, ser precavido vale por dos. Llevé tres mudas de ropa, debido a que se podría mojar o ensuciar.

Ya en el cañón del Colca, mi fiel compañero estuvo tranquilo, disfrutando de la naturaleza y aire puro.

En Plaza Armas de Chivay

Que tu perrito partícipe de una aventura es una idea genial, porque no solo compartirás momentos únicos con él, sino también aumentará su confianza y autoestima.

Un besito de Lou, el perro viajero

Tu perro quedará totalmente agradecido por ese gran viaje, tanto como el mío.  🐶 💗

Espero que les haya gustado este post. Sinceramente no hay excusa para no viajar con tu perro. ¡Si se puede! Se trata de decidirse y viajar. Atrévete a vivir una aventura con tu fiel amigo.

Si tienes alguna consulta no dudes en preguntarme; escríbeme y déjame tu comentario. No te olvides de compartir este post. ¡Hagamos que más lugares sean conocidos! #ChivayPerú  #PlayaTanaka #HuamboPerú  #ValleDelColca ☺

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *